Translate

martes, 24 de marzo de 2015

Billy Wilder y Charles Brackett, tandem creativo

Billy Wilder, con fusta pero no a lo loco, y Charles Brackett en plena ebullición creativa en su despacho de los Estudios Paramount en 1944. Calificados por la revista Life como 'la pareja más feliz de Hollywood', fueron coguionistas, de modo acreditado, en trece ocasiones, en 'La octava mujer de Barbazul' (1938) y 'Ninotchka' (1939), ambas de Ernst Lubitsch, 'What a life' (1939), de Theodore Reed, 'Medianoche' (1939), 'Arise my love' (1940), y 'Si no amaneciera' (1941), las tres de Mitchell Leisen y 'Bola de fuego' (1941), de Howard Hawks. Y, excepto en 'Perdición' (1944), porque consideraba la historia demasiado 'sórdida y sucia', en seis de las siete primeras películas dirigidas por Wilder: 'El mayor y la menor' (1942), 'Cinco tumbas al Cairo' (1943), 'Días sin huellas' (1945), 'El vals del emperador' (1948), 'Berlín Occidente' (1948) y 'El crepúsculo de los dioses' (1950) '.Si acreditar colaboraron en 'Reina a los catorce años' (1938), de Edward Ludwig, o 'La mujer del obispo' (1948), de Henry Koster. El admirable talento de Brackett se percibe especialmente, entre otros trabajos espléndidos posteriores en solitario, en la inclusión del personaje femenino en la excelente adaptación de la obra de Julio Verne, 'Viaje al centro de la tierra' (1959), de Henry Levin, que dota de los mismos incisivos contrastes, de vivaz comedia, entre los protagonistas masculino y femenino reflejados en 'La octava mujer de Barbazul' o 'Bola de fuego'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada