Translate

martes, 9 de diciembre de 2014

Camino de la cruz

Camino de la cruz (Kreuzweg, 2014), de Dietrich Brüggemann: Manual de instrucciones, en formato panorámico, con catorce pasos (de vía crucis), o catorce eslabones de una cadena (opresora), para abducir, presionar, torturar y exterminar a una adolescente de catorce años, Maria (Lea Van Acken), que no sabe aplicar adecuadamente en su vida los estrictos preceptos catolícos que consideran que Satanas (porque Satanás sí existe pese a lo que declararan en el II concilio del Vaticano) pueda tentar, contaminar y poseer con el baile y la música rock, soul, godspel, jazz, o música infernal parecida que recuerde que somos cuerpos. Catorce pasos: catorce planos: Casi todos planos fijos: Celdas: Inmovilismo. Imagen pulida. Derivaciones y afinidades: los encuadres fijos, desolaciones de esterilidad, en otros cineastas de lengua alemana. Véase las sórdidas turbulencias de los planos fijos de Ulrich Seidl, en concreto 'Paraíso: Fe (2012), o la vida neutralizada en el cine de Jessica Hausner: 'Lourdes' (2009) o impedidos en espera de un milagro (mientras, el silencio). En 'Amor fou' (2014), ahora estrenada, se puede entender por qué Heinrich Von Kleist optó por el suicidio, dado que, entonces (siglo XVIII) o ahora, como reflejo, parece una sociedad en estado de suicidio permanente, o de exterminio de lo que insinúe vida: Encuadres fijos, o campos de concentración en forma de encuadre. Excepciones: falsos movimientos: 1º: el movimiento que sigue el desplazamiento de los chicos cuando van a ser confirmados, y que culmina con un cuerpo que se desploma. 2º El movimiento hacia un silencio, un cielo encapotado, nubes plomizas, el movimiento desde una tumba, del silencio al otro silencio, muerte en el plomo de las ideas que niegan la vida y equiparan la transcendencia con la represión: Mentes nubladas.
Principales instructores de mente nublada: En el primer eslabón de opresión de cadena, el padre Weber (Florian Stetter), orienta en su camino a los jóvenes catorceañeros que van a realizar la confirmación. La disposición del encuadre, el sacerdote en medio, los niños sentados a su alrededor en la mesa, puede evocar a cierta última cena: en este caso, indigestión de ideas nocivas. El padre Weber pertenece a la Sociedad de San Pío X, uno de esos bastiones del catolicismo más arraigado en sus más vetustas tradiciones, y que rechazan progresismos católicos más flexibles y benévolos. Segunda instructora de mente nublada: La feroz madre (Franziska Weisz), presta al arrebato de intemperancia en cualquier instante, como si estuviera permanente crispada, sulfurada o en hervor perpetuo. Sargenta de instrucción que dejaría en pañales a cualquiera de los sargentos adictos al grito enervado que han surcado las pantallas cinematográficas (confluencia entre unos y otra: estreñimiento emocional y mental). Su implacabilidad absorbe toda energía de su hija, anoréxica por fuera y por dentro.
En el paso, o plano, de presentación de la madre (y resto familia: su extensión), el segundo, en plena naturaleza, en un paisaje abierto, queda evidenciada la reclusión a la que somete con su actitud. María se quita ropa, un jersey, es un cuerpo que se despliega a la vida, pero la furia de su madre, el moño apretado de sus palabras e ideas la encierra y enclaustra. Le reprende por la mancha en su ropa por coger a su hermanito en brazos. Las manchas no pueden ser posibles, toda mancha debe ser extirpada. La espontaneidad es una mancha, todo baile lo es. El cuerpo debe permanecer rígido, firme, en posición, como ese abstracto espíritu, con brazo en alto o como puño que penetra por el ano y anula la voluntad y extirpa la naturalidad. Firmeza: camino del exterminio. No hay real diálogo: No hay contraplano: María confiesa lo que le han dicho que es un pecado, una infracción, lo que no debe realizar, ni siquiera desear; no vemos el rostro del confesor, el padre Weber, sólo le escuchamos: el cuerpo se desvanece en el hospital, y los instructores de mente nublada observan impotentes el resultado de lo que han generado, o más bien destruído: la voz que no hablaba, la de su hermanito, como no permitía la madre hablar con su propia voz a su hija, pregunta dónde está María. Tumbas en vida, hasta que el último suspiro sea exprimido. Pero esas mentes nunca dejarán de engañarse aunque eliminen la vida de sus propios hijos: en todo habrá un posible signo milagroso de esa voluntad abstracta, llamada divina, a la que dicen venerar y seguir con devoción mientras matan la vida con la demolición de su furia sancionadora, con las plomizas alambradas de sus rígidas ideas nubladas. Esta excelente obra se estrena este 12 de diciembre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada