Translate

viernes, 10 de julio de 2015

Sara Driver. Segunda sesión en la Filmoteca.

'I just want to instigate imagination somehow'. Sara Driver, como su pareja Jim Jarmusch, nos instigan con sus obras a usar la imaginación. Ayer, tras la proyección de 'Sleepwalk' (1986), su fascinante viaje en esa difusa frontera entre el sueño y la realidad que nos indica que quizá nos relacionamos con esta como quien pulsa la misma tecla una y otra vez, comentó que a sus colaboradores mostró previamente como inspiración y referencia Stalker de Tarkovski o Celine y Julie van en barco, de Rivette, dos de sus cineastas predilectos junto a Luís Buñuel, y sobre todo, Jacques Tourneur. Habló de por qué no ha realizado más películas en los últimos veinte años: Ha habído varios proyectos frustrados: Una adaptación de una novela de Jane Bowles, Dos damas muy serias (unos posibles productores le preguntaron ¿hay protagonista masculino? Y ella les replicó: ¿es que no queda claro en el título?: Otro proyecto, Deaf, dumb anf blonde, lo consideraron inviable porque no veían posible beneficio en una producción que quería realizar sin sonido (la protagonista: una mujer sorda que recuerda su pasado cuando oía). Dos obstáculos para que no haya podido levantar sus proyectos, no precisamente de concepción ortodoxa: Manda el capitalismo no el amor al arte. Y además es una industria dominada por hombres en la que hay un muy escaso porcentaje de directoras.Tiene un proyecto que quiere realizar pero aún no ha encontrado dinero ni para disponer de una cámara, que tendrá que comprarse. 'Tales of the hanging head' se titula, en el que intenta recuperar la importancia del mito y el arquetipo en las leyendas, fábulas y relatos de los diversos folclores alrededor de la metamorfosis (en sus alumnos advirtió que desconocían bastante de los mitos clásicos). Se le ocurrió una noche tras asistir al festival que dirige Emir Kusturika: Lo de la cabeza ladeada (hanging head) se debe a que Marjani Satrapi, la directora de 'Persepolis', en un taxi, le observó que dormía de un modo raro, por cómo balanceaba la cabeza, y ella le dijo que no, es que se me está relatando todo un guión en la cabeza. Y Marjani apostilló que debía titularlo 'Tales of the hanging head'. Hoy tercera estación de paso, su segundo y último largometraje, 'When pigs fly', con su deslumbrante presencia y sonriente elocuencia de nuevo en la Filmoteca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada