Translate

lunes, 18 de mayo de 2015

Plácidas pausas de rodaje: Henry Fonda y Joan Crawford

Henry Fonda y Joan Crawford durante el rodaje de la excelente 'Daisy Kenyon' (1947). En el cine de Otto Preminger, los trayectos pueden ser imprevisibles. Su sinuosidad, su suspensión de certezas, como un perfil que aún hubiera que precisar uniendo sus puntos, alienta la interrogante, la que te hace perder el paso, para reajustarlo, como quien aprende a caminar firme sobre terrenos pedregosos o movedizos. ‘Daisy Kenyon’ (1947) podría parecer que va a transitar los territorios más ortodoxos del melodrama, como los que la propia Joan Crawford protagonizó en las excelentes ‘De amor también se muere’ (1945), de Jean Negulesco, o en ‘Los condenados no lloran’ (1950), de Vincent Sherman, pero los dribla para situarnos en territorios que parecen variar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada