Translate

miércoles, 2 de marzo de 2016

10 curiosidades sobre Los siete magníficos

'Los siete magníficos' (1960), de John Sturges, es la traslación al espacio del Oeste de 'Los siete samurais' (1954), de Akira Kurosawa. Se convertiría con el paso del tiempo en uno de los westerns más populares. Aunque, de hecho, en su momento, la película fue un fracaso en taquilla en Estados Unidos. Ni siquiera las críticas fueron unánimes, ya que se combinaron las favorables con las negativas. Fue su éxito en Europa el que propulsaría su carrera comercial, y la convertiría en un clásico que derivaría en tres secuelas más, en 1966, 1969 y 1972. En la segunda sólo repetiría Yul Brinner, el instigador del proyecto, Reflejo de su influencia, el robot que interpretaría en 'Alma de metal' (1973), de Michael Crichton está inspirado en su personaje. Actualmente, Antoine Fuqua está rodando una nueva versión con Denzel Washington, Chris Pratt, Ethan Hawke, y como villano, Peter Sarsgaard.
Chris (Yul Brinner) no duda en enfrentarse a un pueblo en el que es forastero a aquellos que no permiten el entierro de alguien a quien no consideran digno, por ser indio. Ni tampoco vacila en aceptar la propuesta de tres agricultores mejicanos que necesitan ayuda para defenderse de unos bandidos, encabezados por Calvera (Elli Wallach), que, cada cierto tiempo, utilizan su poblado como fuente de suministro. Ya deja bien claro, con el primer desafío, que en el segundo caso no sólo acepta porque sea un pistolero a sueldo. Parece que es de esas personas a quien le importa que alguien quiera imponerse sobre los demás. Chris es una figura errante, como tantos otros que se convierten en pistoleros, como buena parte de los que conformarán el grupo de siete que decidirán apoyar a los agricultores, aunque sea un escaso beneficio el que consigan. Pese a que haya quien, como Luck (Brad Dexter), no pueda pensar que su esfuerzo tenga tan escasa recompensa, tiene que haber algún tesoro oculto. En cambio, hay quien como Lee (Robert Vaughn), más bien se apunta porque necesita afirmarse, porque está ya demasiado quemado, y las pesadillas que tiene se convierten ya demasiado a menudo en gritos de pánico.
Chico (Horst Buchholz), por su parte, aún demasiado joven, aún inexperto, idealiza la figura de los pistoleros, como si su vida fuera la calle de un pueblo que recorren con firmeza y autoridad sin miedo a nadie ni a nada, y menos a la muerte, como en la secuencia inicial Chris y Vin (Steve McQueen) en el carruaje fúnebre hasta el cementerio donde se enfrentan victoriosos a los que quieren imponer su criterio. Pero la vida de pistolero no resulta demasiado estimulante como reconocen casi todos ellos, ya cansados de una vida sin raíces, sin hogar, ni un amor estable, ni hijos, en la que no tienes enemigos porque los has matado. Porque siempre habrá quien te desafíe o provoque, como queda reflejado en la magnífica secuencia de presentación de uno de los siete, Britt (James Coburn). Son figuras efímeras. Por un momento,puedes sentirte padre, como Bernardo (Charles Bronson), con unos niños del poblado mejicano, y puedes sentir que perteneces a algo, aunque cuando hayas cumplido tu cometido volverás a tu vida errabunda, si es que has logrado sobrevivir. Destaquemos diez curiosidades de la elaboración y rodaje de este excelente western.
1. El actor que impulsó un proyecto. Yul Brinner Brinner admiraba 'Los siete samurais' y se esforzó en conseguir un papel que habían ofrecido a Anthony Quinn. Le propuso el proyecto al productor ejecutivo Walter Mirisch, e involucró a John Sturges en la dirección porque admiraba 'Duelo de titanes' (1957). Dejaron de lado la adaptación que Walter Bernstein había realizado del guión original de Shinobi Hashimoto, Hideo Oguni y Akira Kurosawa, y contrataron a Walter Newman para que escribiera una nueva versión.
2. El duelo entre el rey y el rebelde. Yul Brinner propuso a Steve McQueen para interpretar a su personaje. Pero se arrepentiría durante el rodaje dada la tendencia de McQueen por intentar atraer la atención en cada plano que compartían, como la forma que tenía de sacudir las cartucheras, cómo se quitaba el sombrero para mirar hacia la distancia protegiéndose del sol, o cómo se inclinaba del caballo, al pasar el río, para coger agua con el sombrero. Se obsesionó tanto Brinner que le pidió a su asistente que contara las veces que McQueen se tocaba el sombrero cada vez que compartían plano. En una ocasión le dijo: 'Como no dejes de hacer eso, no usaré el sombrero nunca y ya verás cómo nadie se fija en ti', en relación a la calvicie de Brinner. También, como era más bajo que McQueen (uno medía 1'55 y el otro 1'81) procuraba colocarse encaramarse sobre un montoncito de tierra para quedar a altura pareja. En bastantes ocasiones, McQueen derrumbaba el montoncito cuando se disponían a rodar. Dos décadas después, cuando a McQueen le diagnosticaron cáncer, le llamó a Brinner y le dijo que podía haberle despedido cuando empezó a fastidiarle, pero permitió que se quedara, y esa película fue la que propulsó su carrera.
3. La admiración del creador Tras ver la película, Akira Kurosawa quedó tan impresionado que le envió a John Sturges una espada ceremonial como regalo.
4. Amigos magníficos A James Coburn le entusiasmaba la película de Kurosawa. Y casualmente le tocó interpretar a su personaje favorito. El azar le fue favorable, ya que en primer lugar se había propuesto a Sterling Hayden para encarnar a su personaje, pero lo rechazó. Robert Vaughn, amigo de Coburn desde el colegio, fue quien sugirió que lo interpretara. Durante las siguientes décadas procuraron ayudarse a conseguir papeles. Aunque nunca coincidirían en otra película.
5. Los veteranos de la primera versión En una primera versión de guión los personajes se suponía que tenían más edad, veteranos de la Guerra Civil. Y se consideró a Spencer Tracy (en el papel de Brinner), Clark Gable, Stewart Granger o Glenn Ford. (imagen de 'Lanza rota', 1954, de Edward Dmytryk)
6. El guionista que no aparece y la censura mejicana William Roberts consta como guionista, pero él sólo realizó leves reajustes cuando los censores mejicanos exigieron que se realizaran cambios para no proyectar una imagen poco favorable de su país. No habían quedado muy conformes con el rodaje de la estupenda 'Veracruz' (1954), de Robert Aldrich. Incluso, exigieron que todos los mejicanos portaran ropa limpia, lo que implicó un retraso del inicio de rodaje porque implicaba limpiar ropa que deliberadamente se había ensuciado para que pareciera vestimenta realista, con el desgaste del uso. El guionista había sido Walter Newman, quien se negó a realizar esos cambios. Pero si no aparece en los títulos de crédito no sólo fue porque no estaba de acuerdo con compartir créditos con Roberts sino porque tampoco quedó conforme con que varias de las líneas de diálogo escritas para Brinner, fueran adjudicadas a los personajes de McQueen y Charles Bronson. Pese a todo, Newman y Sturges colaborarían de nuevo en la extraordinaria 'La gran Evasión', en la que intervenían también McQueen y Bronson (además de Coburn)
7.Las sugerencias del villano Elli Wallach, para interpretar al villano Calvera (variación de la palabra 'Calavera'), propuso que vistiera camisa de sedas y llevara anillos y dientes de oro, para que de ese modo se apreciara qué uso daba a sus botines. También utilizó la plateada silla de montar que utilizó Marlon Brando en 'El rostro impenetrable' (1960)
8.El toro improvisado La secuencia en que Horst Buchholz lidia con el toro fue una ocurrencia improvisada. Alguien encontró un toro y Sturges decidió usarlo con Chico, el personaje más joven de los siete, coherente porque tiene idealizados a los pistoleros, como si fuera el protagonista escénico, ya que quiere ser como un torero en la plaza de toros, aún no consciente de que los cuernos pueden desgarrarle las entrañas. Y que no todo se reduce a paseos por la calle principal de un pueblo portando un arma.
9. El actor superviviente que repitió con otros personajes Robert Vaughn, actualmente el único actor superviviente del reparto, participaría veinte años después en una olvidable variante galáctica, 'Los siete magníficos del espacio' (1980), protagonizada por George Peppard, quien había sido el primer aspirante a interpretar el papel que encarnó Steve McQueen. Vaughn también formaría parte del reparto de la serie 'Los siete magníficos' (1998), en la que encarnaba un juez.
10. La música memorable que fue segunda opción. El compositor previsto en un principio era Dimitri Tiomkin, con quien Sturges había colaborado ya en varias ocasiones, como en los espléndidos westerns 'Duelo de titanes' y 'El último tren de Gun Hill'. Pero la negativa de Sturges a que se compusiera una canción para introducir la película (característico de algunos westerns de los cincuenta) determinó que eligiera a Elmer Bernstein, que compuso uno de los temas principales más pegadizos, y recordados, de la historia del cine (se utilizaría durante años en la campaña publicitaria de Marlboro). Fue nominado ese año a los Oscar, aunque el premio sería para 'Éxodo' de Ernest Gold. Fue calificada la octava entre las 25 bandas sonoras más destacadas por el Instituto de Cine Americano. La primera en la lista es 'La guerra de las galaxias', cuyo compositor, John Williams, estaba entre los músicos de la orquesta que conducía Bernstein.

No hay comentarios:

Publicar un comentario