Translate

viernes, 6 de noviembre de 2015

Spectre: Revolutionary Road

Hay detalles que resulta dificil no celebrar. Hoy se estrena 'Spectre', que a algunos ya les ha parecido de lo peor de la franquicia Bond. A mí me parece una exquisita guinda para un progresivo corte de mangas a un icono que durante décadas, hasta que lo haya interpretado Daniel Craig, me parecía un repelente icono viril (más allá de que las películas no me convencieran ni como entretenimiento). Con Daniel Craig, el espectáculo mantiene su cualidad circense, pero en el sentido más positivo, y se dota de una complejidad y de una irreverencia de lo más agradecible. Y la guinda, la conclusión de 'Spectre', porque supone pasarse por el ano la doble licencia para matar que caracterizaba a Bond (su condición de ejecutor con sus rivales y con las mujeres). Su elección es un hermoso corte de mangas que hace sentir, desde la pantalla que influye en los imaginarios colectivos, que las transformaciones puedan ser posibles. No podía ser de otra manera si en la filmografía del director, Sam Mendes, destacaban dos sublevados y revolucionarios con un modo de vida instituido como eran los personajes de Kevin Spacey y Kate Winslet en, respectivamente, American beauty y Revolutionary road. La diferencia es que él sí lo consigue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada