Translate

jueves, 5 de septiembre de 2013

French Connection II

 photo OIR_resizeraspx5_zpsac12565d.jpg 'French connection' (1971), de William Friedkin, era un engranaje bien engrasado, una persecución, un mecanismo que circulaba con arrolladora velocidad, como la misma persecución automovilística que se convirtió en su emblema más célebre. Y un gesto, la sonrisa irónica de Charnier (Fernando Rey), la sonrisa que araña las entrañas y el orgullo a su persistente y obcecado perseguidor, el policía que quiere apresarle, Popeye Doyle (Gene Hackman). Una conclusión frustrante para el protagonista, un sórdido realismo, reflejado en el carácter primitivo de Doyle, de maneras bruscas y arrogantes, hoscas y despectivas. Un bruto, una masculinidad en su condición más elemental, que contrastaba con el refinamiento de Charnier, una mirada desorbitada (pop eyed), que sólo se enfoca hacia su objetivo. Una mirada presta a morder a su presa, al mundo que no le complace. Un gesto crispado, hostil, que puede dejarse llevar por un arrebato agresivo en cualquier momento.  photo OIR_resizeraspx6_zps406489fe.jpg  photo OIR_resizeraspx3_zpsa3ad9beb.jpg 'French connection II' (1975), de John Frankenheimer, aunque haya un par de espléndidas secuencias de acción, o de enfrentamiento violento, se centra ante todo en el personaje, en el mecanismo de las vísceras del personaje, en la violencia que anida en este hombre en permanente enfrentamiento con su mundo, con su 'alrededor'. Doyle llega a Marsella en busca de Charnier y no deja de tensar la cuerda en su relación con los demás, en especial con los policías franceses. Doyle es un 'cuerpo extraño', no domina ese entorno, es pez fuera del agua (los peces en los que buscan droga en en la secuencIa de su llegada). Doyle quiere morder a su presa, sus caninos salivan. Porque sufre una adicción, necesita capturar a Charnier, y reacciona con la agresividad del mono. No deja de cometer torpezas con su impulsividad, como cuando provoca la muerte de un infiltrado entre los narcotraficantes.  photo OIR_resizeraspx7_zpsede8a8f5.jpg  photo OIR_resizeraspx_zps8fc39ea4.jpg La narración se convierte en fragmentos de una deriva.Doyle erra nervioso por las calles de Marsella, vigilado por sus compañeros de policía, y por los hombres de Charnier. El hombre adicto, el hombre que quiere morder con su bala a su presa, cae cautivo de quien persigue. La tortura consistirá en hacerle adicto a la heroína. La narración se descentra aún más. Como la mente de Doyle, forcejeando, en unas extraordinarias secuencias, con su mono, con su dolor, en una celda de la comisaria, tras que sea liberado por Charnier. Una liberación que sigue siendo cautiverio, y dominio por parte de Charnier. La desesperación e impotencia de Doyle es doble.Frankenheimer ya había reflejado el cautiverio de un modo admirable, literalmente, en 'El hombre de Kiev' (1996), en el via crucis carcelario del protagonista, o previamente en la más popular 'El hombre de Alcatraz' (1962), o cautiverios menos tangibles, sofocos de vida angosta, de asfixias vitales, en 'Temerarios del aire' (1969) y 'Yo vigilo el camino' (1970).  photo OIR_resizeraspx4_zpse105df4a.jpg  photo OIR_resizeraspx2_zpsf17c6e2a.jpg Doyle ya estaba desorbitado con su obcecada obsesión, pero con el mono físico que combate se desorbita aún más. Sus gestos, sus palabras, se resquebrajan, intentando hacerse entender con alguien que no domina el ingles bien, ni conoce la cultura estadounidense, como es el caso del inspector Barthelemy (Bernard Fresson), quien intenta ayudarle en su trance. No sabe quiénes son figuras populares del beisbol, como no conoce ciertas expresiones o ciertas palabras. Su extranjería, su anomalía, impotencia, se acrecienta. Pero no hay transformación en Doyle. Bestia visceral resurge arrollador, incendiando un hotel, golpeando con saña a un posible informador. No hay otro horizonte en su vida que Charnier. Una adicción cuyo mono es mucho más difícil de curar o superar que el de la heroina. Por eso, la película termina abruptamente, con el disparo mortal, con la muerte de su presa. No hay más. Corte de fluido. Se acabó el chute. El engranaje puede desconectarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario